Mamá, si te duele la garganta tienes que acostarte, taparte medio cuerpo. Y yo te hago una sopa calentita y te la llevo a la cama con una flor. ¡¡Si me necesitas, me llamas!!
¿Es pa comérsela? Me pongo tiernesita. Si sólo tiene cinco años.