El fantasmagórico Halloween

1 comentario

Cuenta una leyenda que los días de Halloween con lluvia y tormenta suceden cosas extrañas. Uno de esos días, desde la casa encantada donde vivía el huraño y viejo anciano, se pudo ver el barco del holandés errante.

photo_2016-10-30_12-51-57

Creas o no en los fantasmas, esas terribles noches con lluvia pasarás mucho miedoooo. ¡Cuidado que no vengan a por ti!

 

 

 

El anciano escuchó un sonido extraño que parecía provenir de la puerta principal. El sonido parecía un canto de sirena que le atraía hacia el barco fantasmal. Unos niños atrevidos vieron al anciano ir como un zombie al barco fantasmagórico.photo_2016-10-30_12-52-02

En el rugido del viento se podía escuchar ¡El que eeeentra no saleeeee!

Los niños estaban muy asustados pero decidieron salvar al anciano. Mientras estaban en el muelle pensando como rescatarlo, apareció en el cielo negro un enorme dragón verde y precioso, que luchaba contra el mal. El dragón vio a los niños y los montó en su lomo para llevarlos al barco encantado.

 

 

photo_2016-10-30_12-51-51

Dentro del galeón había un libro ancestral de conjuros mágicos que perteneció al padre de uno de los niños. Aprovechando que la tripulación luchaba contra el dragón, los niños fueron a por el libro que estaba en el camarote del malvado holandés errante.

photo_2016-10-30_12-51-55

Con el libro entre sus manos fueron sorteando todos los obstáculos hasta estar frente al anciano. Con los picos de las hojas del libro taparon los oídos del anciano para que se protegiera de los cantos y despertara. El anciano al despertar y verse frente al libro leyó el conjuro.

Un gran destello iluminó la noche y comenzó a entrar todo lo malo dentro del libro.

Desde entonces se celebra Halloween para asustar a los malos que hay en el mundo.

photo_2016-10-30_12-52-08

 

Martina (8 años)

Anuncios

La princesa en apuros

7 comentarios

Cuento dominical 23 noviembre 2014

Este cuento está contado y dibujado por mis dos pequeños mientras desayunan.

La Princesa en apuros.

En el pasado había un bosque donde estaba una torre. Allí vivía una princesa y un príncipe. En ese bosque, donde había unos cuantos árboles y pájaros, entre ellos gaviotas y palomas, vivía un dragón. El dragón vivía junto a un lago donde escupía fuego para calentar el agua para calentar el agua a los pájaros.

DibujoCuento23nov2014_5El príncipe Pupú y la princesa Bella decidieron un día dar un paseito por el bosque. El paseito era cortito, cerca de la torre para no encontrarse con el dragón. El dragón se llamaba Lipa y le encantaba la fruta y la verdura además de cantar. El príncipe y la princesa llevaban una cesta llena de fruta y verduras. Entre la fruta había unas moras mágicas que iban a dárselas al unicornio, amigo de ellos dos. El dragón era hembra y a ella le gustaba mucho la fruta. Ella era buena y amiga de los príncipes pero cuando olía las moras mágicas se volvía revoltosa. Le encantaban esas moras y perdía la compostura. Por esa razón, los príncipes no querían pasear con la dragona en esa ocasión.

DibujoCuento23nov2014_3

Los príncipes tenían un coche moderno tirado por caballos. Ellos decidieron dar el paseo en el coche ya que le dolían las piernas y pies del paseo del día anterior. Cuando llevaban un rato paseando, de camino a su amiga unicornio, se percató que le faltaba la cesta de verdura y frutas mágicas y deciden volver.

DibujoCuento23nov2014_7Ya en la torre, la princesa sube a ella mientras que el príncipe aguarda en el carro moderno. El príncipe, que tenía una espada, decide bajar del carro y practicar con ella. El príncipe se puso a usar la espada con unas frutas que estaban junto a un árbol cercano. En uno de sus mandobles le dio a una sandía y salió volando muchas moras que estaban en el interior de la sandía que se usaba como recipiente. La princesa solía guardar moras mágicas en el interior de una sandía. Así no las olía la dragona y se acercaba la unicornio a comer de ella. La princesa no recordaba que se había dejado un sandía llena de moras. Por eso habían decidido ir a llevarle a la unicornio las moras.

A la dragona le gustaba mucho las moras mágicas, como ya contamos, pero era lo único mágico que le encantaba. El coche moderno no lo soportaba ya que era mágico pero se aguantaba como podía para no quemarlo ya que era de sus amigos.

La dragona estaba en medio del bosque después de una de sus sesiones de calentar el agua para las gaviotas y palomas. Antes de descansar quería buscar alguna mora para la merienda de noche. Con una mora podía estar alimentada al día pero ese día el olor a mora impregnaba el bosque entero. Las moras que se le habían caído al príncipe estaban por el suelo y el coche moderno. Concretamente seis estaban en el carro moderno y siete por todos los alrededores de la torre. Esto lo olió la dragona y perdió el sentido. Siguió rastro del olor de las moras hasta llegar a la torre.

Pupú al ver la situación en la que se encuentra, pensó que estaba así porque tenía hambre. Con su espada se pone a cortar manzanas y melones para tirarle la fruta a la boca. En este momento baja la princesa con la cesta. Esta cesta estaba llena de moras mágicas, las más poderosas.

La dragona, en esa situación de descontrol, se pone a quemar el coche mágico moderno. El príncipe que estaba cerca de él sale corriendo para no ser quemado, y se dirige a la torre para conseguir más fruta. Cuando sube a la torre se da cuenta que no había y decide ir al bosque a por fruta.

DibujoCuento23nov2014_4La princesa intenta tranquilizar a la dragona, ella no sabía que la dragona Lipa estaba revoltosa a causa de las moras mágicas. Así que la princesa por más que trataba de tranquilizarla no lo lograba. De repente Lipa lanza una lengua de fuego y rodea a Bella. Ante esa situación se le ocurre buscar entre las moras de la cesta la más oscura, que se correspondía a la más poderosas de ellas. Así, al comerla podría salvarse, pero no sirvió de nada, salvo para quitarle el hambre. La princesa se puso a gritar pidiendo auxilio.

El príncipe al oír los gritos de la princesa sale corriendo en su ayuda con la poca fruta que ha encontrado. Lo que había encontrado era una mora, un tomate, un plátano, una lechuga y un pescado que estaba hervido por la dragona, en el lago. Cuando el príncipe alcanza la torre se pone a tirarle todo eso para que Lipa comiera, se da cuenta de que no sirve de nada y sigue escupiendo fuego.

DibujoCuento23nov2014_2Los gritos de la princesa alertan a la monstruita Lili que vivía con ellos en lo más alto de la torre. Lili controlaba la magia y pasaba todo el día leyendo en la torre. Cuando escuchó a Bella gritar, salió pitando para ayudarla. Se encontró una escena terrorífica, Lipa lanzaba ríos de fuego alrededor de Bella. Pupú gritaba a Lipa sin parar. La unicornio Mini que había llegado hacía segundos trataba de ayudar con la magia de su cuerno pero no era suficiente. En ese momento Lili usa su lazo mágico para ayudar a Bella en vano. Recuerda que ella podía usar su magia para potenciar la del unicornio y así lograr salvar a Bella.

Lili le cuenta a Mini el plan para poder lograr tener más poder mágico. El unicornio apuntaba a Lipa y Lili con su lazo, si lograba ponerlo azul tendía la posibilidad de decir unas palabras mágicas. Así que el unicornio no tardo en llevar a cabo el plan. Lili por su parte intentó concentrarse para que su magia se acumulara en el lazo y así ponerse azul. La magia de Mini era rosa y con la magia de Lili, la monstruita, se convertiría en azul y así lograría congelar el fuego. Cuando logra poner azul el lazo, Lili se puso a cantar una canción mágica para mandarle ese poder a Mini la unicornio.

Desde muy lejos, y por el aire apareció una bruja buena que era amiga de Lili y Mine. La bruja buena, Melocotón, tenía un gorro mágico que le avisaba cuando alguno de sus amigos necesitaba ayuda. Melocotón estaba muy lejos porque estaba comprando unos zapatos mágicos. Cuando llega a la altura de la torre y ve lo que sucede pronuncia las palabras “abraca cadabra, para este fuego, para que la princesa Bella sea feliz siempre”.

IMG_20141123_112847La combinación de las tres magias ayudó a parar el fuego y tranquilizar a la dragona Lipa. Lo que no sabían es que la mezcla de las moras mágicas y la magia que usaron la unicornio, la monstruita y la bruja buena le dieron alas y magia a la princesa en apuros.

La princesa en apuros que era mágica congeló para siempre el fuego de la dragona y ella se encargaría, a partir de ese momento, de calentar el agua para las gaviotas y palomas.

DibujoCuento23nov2014_6

La bruja, la monstruito, la dragona, la unicornio, el principe y la princesa se quedaron a vivir juntos para siempre. La princesa tuvo un preciso bebé que se llamaba Martina. Muy cerca de la torre y debido a esa magia tan poderosa que había en el lugar, creció una flor gigante de un árbol y de ella salía magia que convirtió todo el bosque en un precioso reino en la que vivían felices y seguros para siempre todas las especies de animales y plantas del lugar.

Fin